viernes, octubre 07, 2005

Me conmueves. ¿Te lo había dicho alguna vez? Llevo tiempo pensándolo y nunca te lo he dicho. Recuerdo aquella vez en el parque tantas veces compartido. Me arropaste las manos con las tuyas. Yo tenía frío y estaba nerviosa. Tú también lo estabas, lo confesaste después. Yo te quise un instante. Hay veces en que el amor me dura un minuto, otras más. En aquel momento me duró el tiempo en que mantuve calientes las manos. Ahora te quiero por otros motivos. Te quiero porque me conmueves y porque me pinchaste ahí dentro, donde se concentran todos los sentimientos posibles. Es una especie de órgano rojo recubierto de una membrana de terciopelo azul. Tú levantaste la membraba con cuidado y colocaste tus manos como lo haces cada vez que llueve y quieres que te golpee dulcemente. Lo bueno de todo esto es que no has roto la membrana azul. La has dejado ahí, retirada simplemente. Te llegó muy dentro cuando te dije que me la rompieron una vez. Y, al fin y al cabo, tú sólo quieres proteger mi órgano rojo con tu propia vida y tienes el detalle de dejar la membranita por si algún día mueres, o por si te mato, para que yo no muera más.

7 comentarios:

fer dijo...

también conmueven tus palabras, tus pensamientos, tus sentimientos...

kay dijo...

he visto que has puesto "mortal y rosa" entre tus libros favoritos
Fue un placer, un placer de los de verdad. Recuerdo con tanto cariño y de manera tan especial esa primavera en el patio de conde duque reflexionando sobre la carrera (a favor del viento, y con el viento arrancando folios)... es una imagen que jamás en la vida voy a borrar. Esta es una de las pocas cosas que sé que no olvidaré.
Te quiero. Me cuesta decirlo a veces, pero hoy, hoy te lo digo: conocerte ha sido lo mejor que me ha pasado en muchos años

yai dijo...

Que tiernas tus palabras rojas!
Te mando un poco de hilo azul para ribetear esa membrana y protegerla de dientes sin compasión.

Anónimo dijo...

precioso, realment precioso cómo has decorad mi blog con tu historia. Marta, me has hecho llorar un poquito!! no de pena sino porque tocas cuerdas que yo ni siquiera recuerdo haberte descrito ;) ni a ti ni a nadie. O será que yo ya ni las recuerdo. En cualquier caso, gracias, gracias y mil veces gracias

kay dijo...

ay era yo! no ha salido!!
jajaja! paso de firmar en anónimo, qué rabia me dan.
Cara, cara, cara!!!!
mil bsos cuore

Nadie dijo...

Te quiero, con esos piecitos fríos que me encanta calentar. Un beso.

alZhu dijo...

Podías haber entrado con otro nombre ;)