jueves, noviembre 16, 2006

Qué manía la de esas ciudades que se empeñan en poner tierra por medio, que deciden que tú y yo no nos acostemos a la misma hora ni comamos a la vez, ni lo mismo. Qué manía de enseñarte calles y edificios y cervecerías que yo no voy a conocer por el momento. Qué manía de darte las gracias en otros idiomas y con otros acentos y hacerte olvidar por un tiempo mis susurros. Qué manía la de hacerte despertar con otra luz y en otra cama. Qué manía pretenderte a todas horas. Qué manía de cautivarte constantemente, de enseñarte lo mejor de sus encantos. Qué manía de no ser yo; de no ir contigo; de no descubrir ciudades a la vez, como hemos descubierto casi todo.

18 comentarios:

Angus Scrimm dijo...

Entre tanta manía yo aprecio la costumbre...

Un beso

DuNa dijo...

que pena no ir contigo o que las distancias sean más pequeñas ^^

kay dijo...

a dónde marchan sus pies? (¿ficticios?)

pqueno dijo...

y aprender a medias, como hago siempre

abrazos ausientes desde el norte

Anónimo dijo...

Pero entonces suena el teléfono y se oyen voces amigas.
Casi tan bueno como cuando una cara aparece entre la multitud a la salida de la puerta de embarque.
Y es que siempre hay motivos para sonreir

ayn dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ayn dijo...

...ciudades llenas de fórmulas y teoremas (Rayleigh, Nusselt, Fourier, Euler, Crank-Nicholson,...), de paseos fríos y tardes mojadas, transmisiones de calor en diagramas, sillas vacías y ausencias notadas (la tuya, la mas dificil y complicada),..., en definitiva, lugares carentes de color, de matices tras la ventana (en la que te busco yo al depsertar y al anochecer, abrazado a mi almohada), espacios éstos, euclídeos, en cuya dimensión finita, la norma eres tú.

Volver, será resolver la ecuación de la distancia.

ILD

J

Jessika dijo...

Que manía con tener manías :) al final todo lo que no nos produce cierto "beneficio" son manías... si no te gustan EVITALAS!! lo puedes conseguir, estoy segura...
Besitos.

Rasha dijo...

Qué precioso...

Anónimo dijo...

en mi caso un mago debería recortar Castilla con las tijeras y guardarla en el bolsillo, así me quedaría un poquito más cerca el mar y nos dejábamos de tanta distancia...
me gusta lo que escribes :)

el increíble hombre lágrima dijo...

1º Sigo vivo. Vuelvo a respirar, sentir y amar.

2º Cuanto tiempo sin saber de vos.

3º Bellas palabras, bella tú, bello el momento en que me he acordado de ti. Era paseando con la bicicleta de camino a casa.

Un beso y un abrazo (el abrazo porque ya hace frío)

natalia (cenicienta) dijo...

veo q la distancia no solo se ha ensañado conmigo,, si consigues resolver esa manía dime la solución pq yo estoy harta de tener tierra (y en mi caso mar) de por medio.. le echo de menos.. beso

Ale dijo...

¿a dónde anda esa princesa de corazón tan contagioso?
donde estes, te deseo una buena vida, ya que muchos de tus escritos hicieron más feliz a la mia.

ale, desde argentina

lalo dijo...

seguro aquella ciudad también tiene la manía de hacerle recordarte de paso en paso.

me gusta mucho tu blog. yo también soy arquitecto.
te mando un beso.

Anónimo dijo...

Ánimo en esa busqueda de lo común :)

Enric

Anónimo dijo...

A veces la distancia y las circunstancias ponen trabas a lo que podría ser lo cotidiano, el compartir las cosas más simples, el último abrazo en el portal antes de marchar, la cerveza juntos, los conciertos bajo el mismo techo, y no a través del teléfono. .. un besote

Tharsis
http://mientrasvivimos.blogomundo.com

Anónimo dijo...

Que manía,
la tuya,
...que no la mía,
de olvidarme cada 2 por 3 en las acercas desgastadas del fracaso.
Que manía, (la tuya)
de pedirme un beso
por si acaso mañana,
llega el predecible final
al alfeizar.

EFESOR dijo...

desde una tierra fria, pero que, a pesar de ser tan distinta, solo tiene un cambio horario de una hora (más)... y desde allí regreso el próximo viernes, y te invito al estreno de mi corto. tienes información en mi blog,

espero veros, soñaros.