lunes, septiembre 25, 2006

Sí, por eso. También porque sonríes con los ojos. Y encoges los hombros; y me miras con la cara interna del codo y de las rodillas.

Y nos gusta tumbarnos abrazados y leer las nubes y las baldosas y contarnos las arrugas y los secretos y las cosquillas.

Quiero verte por dentro y estudiarte y aprender de memoria tus rincones.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

El broche perfecto para un día inesperadamente bueno.

IVAN dijo...

Y para encontrarte nunca seguir tu rastro...

lubislinea dijo...

ir siguiendo la misma fila de baldosas y nunca apartarse por miedo a que algo terrible(!!) ocurra... con las nubes eso no pasa...
nunca se sabe si estamos siguiendo a la misma

Maga dijo...

Ahora te entiendo. Ahora sí. Del todo.

Noria dijo...

lo que no se ve vale tanto, como mínimo, como lo que sí se ve... aunque lo que realmente es el Valor con mayúsculas es el deseo de irlo descubriendo,... esté donde esté...

ayn dijo...

...con los ojos, sólo sonrío cuando te miro. Y no soy yo en realidad, ya sabes que no se sonreír; es tu reflejo que se encarna en mis músculos faciales para darme forma y gesto. Pero hay más: resulta que me flojea la tristeza y se despega de los huesos, el rictus preocupado salta de mi cara al suelo (suicidio en toda regla) y la risa, esa, danza entre tu boca y la mía al son de esas palabras mudas...

Alnitak dijo...

Y contarte las cosquillas...
Me gustaría que volviera y me contara a mi también las cosquillas, como entonces...
No dejes de hacerlo AlZhu

mamen somar dijo...

Es una manera preciosa de conocer la anatomía del cuerpo y las constantes de un amor para dos.
Precioso, Alzu.
Muchos besos.
Mamen

la chica de los botones dijo...

En las baldosas encontraremos dibuajada una Rayuela [de color amarillo]

un beso sonrisa

pqueno dijo...

quiero rincones q aprender de memoria

abrazos ausientes desde el norte

Sherezade dijo...

Para poder verlos sin abrir los ojos

Ignis fatuus dijo...

No lo estudies... Siéntelo. Eso ya es mucho.
Un abrazo,

kay dijo...

Vive, vive tú y vívete. Al final no sé si acabarás echándote de menos.

MeIKe dijo...

:) Me encanta verte así